Argentina: Murió Raúl “Chori” Echeverría. Fue y será uno de los fundadores de Frigocarne Sin Patrón..

01 aldo y chori

por Oscar Ruiz de Huidobro.-

El maldito agosto pandémico se llevó al “Chori” y su instinto de clase. Raúl Echeverría fue uno de los puntales de la toma y resistencia del frigorífico. Así fue y será para siempre uno de los fundadores de la Cooperativa Frigocarne. Casi nadie sabe que gracias al “Chori”, Aldo y el Vasco Huidobro se aportó toda la plata para empezar la coope. Se le debe mucho al “Chori” entonces.

Tras todo el trabajo con conciencia de clase de la toma del frigorífico y de la fuerza de Antonio Ocampo, “Kunta” Pérez y el “Petiso” Benítez. Hacía falta efectivo para suscribir como mínimo la cantidad de cuotas sociales equivalentes a un Salario, Mínimo, Vital y Móvil e integrar el capital suscripto. Había mucha voluntad y trabajo dentro de la toma. Pero era mucha plata para juntar después de más de cuatro meses de cierre del frigo, lucha y sin un peso de entrada por familia. Todo parecía imposible.

Entonces el “Vasco” Huidobro ofreció el auto y los mangos ahorrados para viáticos y cubrir algunos Salarios Mínimos a suscribir. El “Chori” Raúl y Aldo Echeverría también ofrecieron sus ahorros. Con el dinero juntado se bancó la inscripción de 20 asociados y los gastos para un par de meses de nafta para viajes, comida, trámites y depósitos. Si el “Chori”, el “Viejo” y el “Vasco” no ponían sus ahorros y la garantía de la casa. No hubiese sido posible armar todo lo que existe en Frigocarne Sin Patrón.

Otras puntales. Mirta Aranda, Stella Ayala y Carmen Benítez plantearon juntar plata para devolverla haciendo peñas, vendiendo rifas, empanadas, choripán, pizzas, pan casero. Rápidamente las mujeres que habían arriesgado todo en la toma. También se organizaron y salieron a bancar la recuperación trabajando para todos y todas. Paralelamente Félix Antonio Benítez y Antonio Ocampo organizaron un campeonato de futbol. Así se hizo. Así se consiguió juntar plata para devolvérsela al “Chori” y a Don Aldo.

Aparte de poner la plata necesaria el “Chori”, con su sonrisa eterna, su enorme tamaño y su fuerza demoledora, se transformó en un puntal de la toma. Antes de la seis de la mañana venía de relevo con Aldo. Ahí nomás siempre venían en bici Don Pedro Benítez y Bartolo Carabajal. Ellos, se quedaban todo el día cuidando la guardia y recorriendo la planta. Con frío, calor, lluvia, tormenta o lo que venga el “Chori” llegaba sonriente a la toma. Su fuerza e inocencia siempre estaba lista para trabajar en la puesta a punto de la planta.

El “Chori” andaba mucho con su hermano Oscar bancando los trabajos que había que hacer. Raúl buscaba mucho al “Tony” Ocampo. Lo tenía como referente en la planta. Era su amigo del alma. Ayudaba al «Tony» sebándole mate, mientras Antonio desarmaba, pintaba y armaba cosas en el taller eléctrico. Después con la llegada de Antonio Nilson del INTA comenzó a ser fundamental en el armado de la huerta de más de media hectárea entre la planta y el edificio de las oficinas.

Así el “Chori” también salió de Máximo Paz. Conoció las grandes avenidas y los enormes edificios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Le temía al subte y a las escaleras mecánicas. Pero las encaraba como haría después con las vacas en los corrales o el cuchillo. en el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación se deben acordar bien del «Chori» con su bombo y estrella roja de cinco puntas llevando el compas de la presión en la lucha por la apertura de Frigocarne Sin Patrón.

El “Chori” viajo a Mar del Plata a un Congreso de la FeTIA (CTA). Fue hermoso verlo mirar con temor el mar y meterse a domarlo. En el puerto lo cautivaron los barcos amarillos. El aceite del dique le recordó los alrededores de los compresores. También trabajo como un mes ayudando a vender lo que sea para juntar plata para viajar a Córdoba. La cita en la docta era impostergable. Había que escuchar a Hebe Bonafini, a Evo Morales, Hugo Chávez y sobre todo participar en el último discurso público de Fidel Castro. En el acto era el responsable con Antonio Ocampo de llevar el canasto con las empanadas y los sándwiches de milanesa.

Estuvo en todas las movilizaciones que hicimos para abrir la planta. Jamás faltó a ninguna. su conciencia obrera lo llevó a cansarse de comer pizzas Ugi’s. Con Antonio Ocampo decían que en cada movilización comían “cartón con queso”. El “Chori” era como el niño grande que todos queríamos. También tenía el corazón tan grande que poco a poco ni en su cuerpo enorme cabía. En los últimos tiempos las muertes de Antonio Ocampo, del “Kunta” Pérez, del “indio”, de Rubén Carballo, y de sus padres, lo fue volteando. Los médicos sabían que no aguantaba una operación.

En la última fiesta del día del niño, Oscar llevó al “Chori” a la planta. No estaba bien físicamente pero seguramente su espíritu libre voló por toda la planta. Sin querer Raúl Echeverría se despidió de todos. No pude ver al «Chori». Las consecuencias de un ACV, dos infartos y la diabetes me tienen muy lejos tratando de escribir la vida y obra de la planta que se publicará el año que viene, y las notas y actividades de la FECACYA de los siete frigos del interior del país.

Querido compañero Raúl “Chori” Echeverría. Hasta la Victoria Siempre.

¡LOMJE – AVOMPLA!

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>