Argentina: «Las grandes transicciones se produjeron con el pueblo en la calle»

1 mov 1

por Vicente Gurzzi
En las primeras horas de la tarde de este “martes negro”, ensayé una nota en la que reflejé mi pensamiento y mi postura respecto de la situación actual del país… Es que recordé que las grandes transiciones históricas argentinas se produjeron con el pueblo en las calles, reclamando masivamente los cambios por los que venían luchando…
En estos momentos, ya avanzada la tarde-noche, están circulando whats app (que para mi gusto deben haber salido de las usinas de trolls del macrismo , y que piden no salir a las calles para no responder a supuestas provocaciones y -de paso- para mantenernos en silencio), y me autoplanteaba si es que convendría -o no- publicar mi nota…
Y a esta altura de mi vida, ya en tiempos de descuento, decidí que mi pensamiento -seguramente- no jode a nadie, por lo que publicaré nomás en mi muro del Face el material que escribí, en el que recuerdo con nostalgia las movilizaciones populares de mediados del siglo fenecido hace sólo 19 años, época en la que un caos socioeconómico como el que estamos padeciendo hoy, hubiera merecido -como mínimo- un lleno total de Plaza de Mayo y el pueblo abarrotando las calles…
Vaya entonces mi nota, y si a alguien se le ocurriera opinar sobre ella, o criticarla, bienvenido será ese pensamiento porque, cualquier debate, por pequeño que sea, nos ayudará aunque sea, individualmente, a pensar un país diferente al que nos está doliendo tan profundamente… Aquí la nota…
Texto:
“Que país tan extraño es este país nuestro… Pareciera que las experiencias de la historia reciente, los movimientos y alzamientos populares del siglo pasado, la capacidad popular de reacción política, y cada acción de las protagonizadas por el pueblo para oponerse a las medidas políticas que afectaban a los sectores más vulnerables, hubiesen perdido su importancia a la hora de reaccionar frente a la increíble realidad y frente al increíble gobierno que nos toca padecer… (Por culpa nuestra, por supuesto…).
Años atrás, en este punto, la CGT Nacional ya habría dispuesto un paro general, las organizaciones intermedias y los partidos políticos hubieran convocado con fecha y hora una concentración popular de repudio a la gestión gubernamental en Plaza de Mayo y en las principales plazas de todo el país, y la justicia -o un sector de ella por lo menos- hubiera actuado de oficio… En cambio, en esta Argentina de 2019, pareciera que nada de eso ocurrirá…
Y eso que el incalificable presidente -a muy poco, por suerte, de ser desplazado- no sólo no asumió su derrota en las PASO del domingo último (con Smarmatic y todo), sino que fue capaz de acusar al kirchnerismo de ser el responsable de la hecatombe económico-financiera que está asolando lo poco que queda en pie de este extraño -reitero- país nuestro… Y no se conformó Macri con eso… Como él supone que la responsabilidad de gobernar no es suya, y que la culpa de lo que pasa es culpa de todos los demás, y no de él y “del mejor equipo de gobierno de los últimos 50 años”, responsabilizó a los argentinos que votaron por el Frente de Todos de ser los culpables del descalabro, en una suerte de cobro de factura por nuestra elección política…
Me siento, a esta altura de mi larga vida, como un niñito al que le dijeran —Ah… ¿Vos votaste al Frente…? Bueno… Ahora jodete… Esto te pasa por opositor… O por peronista…
¿La verdad…? Me siento como un pelotudo ilustre… Y capaz nomás que lo soy, en estos tiempos de posverdad…
Que nuestro presidente, entonces, parezca -o sea- un infeliz y un malparido, y que actúe como tal, no es culpa de él y de su desmedida ambición neoliberal de poder, sino que es culpa de nuestra subdesarrollada ideología social…
El dólar no tiene precio, aumentará el precio de los combustibles mañana, las grandes empresas no entregan sus mercancías justamente por esa falta de precios, los comerciantes no saben qué hacer, y el pueblo no sabe para dónde disparar, pero el mandatario tiene una agenda propia de un día, y de un país, funcionando con absoluta normalidad… ¿Esto es lo que nos merecemos los argentinos…?
Y si Macri tuviera un poco de dignidad (virtud de la que no hacen precisamente gala él y los macristas) debería haber renunciado ya, o por lo menos haber pedido la renuncia al jefe de Gabinete, Marcos Peña, y a su pandilla de asesores de la campaña electoral… Es que está demostrando nuestro presidente, con cada hora que pasa, su incapacidad para hacer frente a la crisis y para disponer los cambios políticos de su gestión, como corresponde a un jefe de Estado que se considere, y lo considere la opinión pública, como un verdadero estadista…
Ah… Pobre de mí y de mis pares de la generación golpeada por los muchos gobiernos militares que asaltaron el poder durante cincuenta años, y por la última dictadura genocida que le arrebató la vida a 30.000 hermanos nuestros… Pobres los que soñábamos con cambiar nuestra sociedad y al mundo todo… Cuánto extraño las calles, las fogatas populares, la solidaridad militante de las manifestaciones callejeras de los años ‘60 y ‘70 del siglo 20. cuando las puebladas volteaban gobiernos y torcían los brazos de los dirigentes y de los dictadorzuelos que pretendían mantenerse en el poder a toda costa… Como es el caso de este tal Macri, y de todo el séquito de lameculos que lo rodea…
Pobres los argentinos, que debemos asistir -y hasta ahora sin reaccionar- a los abusos de poder de un individuo que comenzó a gobernarnos en 2015, hace ya cuatro años, aún a pesar de las más de cien causas penales que pesaban sobre su haber (o mejor, sobre su debe), por acciones económicas que estaban más cerca de la delincuencia que de la respetable actividad empresaria”…

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>