Argentina: La injusta violencia de la guerra sin armas y su “evolución” y la coyuntura actual

0 01 05 04 arg guerras 4 gen

por Oscar Ruiz de Huidobro

Las injustas guerras provocadas a la largo y ancho del planeta por acumulación de capital solo traen muerte y atraso a nuestros pueblos. Estos hechos bélicos usados para la acumulación capitalista siempre se manifestaron en forma sangrienta y periódica a lo largo de los procesos históricos universales. Estos procesos no son lineales y mecánicos. Son como toda materia, hechos en movimiento permanente. Y hoy modificaron sus metas y objetivos.

Las guerras injustas provocadas por el capitalismo, dentro de su estrategia de dominación tienen metas y objetivos cambiantes que van adecuándose a las tácticas coyunturales. Tal vez en esta hora de guerra bacteriológica en la aplicación de lo virtual toda clasificación de las injustas guerras quede acotada y no se entienda que es un cruento proceso bélico y porque y para que se instrumenta. En ese camino trataremos de abordar como precisar y sistematizar el conocimiento de los escenarios bélicos con que se favorecen intereses capitalistas.

Una de las tipificaciones de los procesos guerreristas más conocidas, son las cuatro generaciones de la guerra moderna, definidas por el estadounidense William Lind y cuatro militares estadounidenses: Coronel Keith Nightengale (USA), Capitan John F. Schmitt (USMC), Coronel Joseph W. Sutton (USA), y Coronel Gary I. Wilson (USMCR). Hipótesis planteada en un artículo conjunto de 1989 titulado “The Changing Face of War: Into the Fourth Generation” o el “El cambiante rostro de la guerra: Hacia la cuarta generación”. [1]

Posteriormente William Lind publicó otro artículo sobre este tema. En la nueva nota Lind profundizó esta visión de la reproducción o etapas a las que definió como “generación” de injustas guerras capitalistas. El tituló de la nota fue “Understanding Fourth Generation War” que traducido queda como “Entendiendo la guerra de cuarta generación”. [2] Por supuesto que Lind jamás determinaría como injustas las guerras por la anexión de zonas geográficas, la acumulación de capital y bienes.

Tal vez por eso hoy debemos estudiar profundamente como se desarrollan las fases de los nuevos procesos de guerra. Todo es un proceso dinámico de movimientos constantes por eso no podemos detenernos en apreciar los procesos de las injustas guerras de Primera Generación (1648-1860), o Segunda Generación (1914-1918), ni de Tercera Generación (Segunda Guerra Mundial en adelante). Hay que desmadrar el campo de la investigación en las Guerras de Cuarta, Quinta y Sexta Generación.

Nuestra sociedad en las nuevas coyunturas, está siendo testigo hasta de un cambio semiótico que no estamos viendo bien para transformar esa condición. Hoy existe una transformación en los operantes simbólicos de las guerras injustas que se desarrollan en nuestro planeta. Por ejemplo, en la actualidad la conducta que está operando sobre el campo de batalla del presente y del futuro modificaron los campos de batallas. Este proceso involucra nuevos signos y genera nuevos significantes que buscan modificar todo lo conocido en guerras convencionales.

En este nuevo contexto estratégico, la victoria no está en un campo de batalla en sí, sino en lograr imponer la injusta violencia del atraso a como de. Ya no ganan las guerras con ejércitos y Fuerzas Armadas tradicionales en el caampo de batalla conocido. Tales sucesos ya no tienen lugar como en las tres primeras generaciones de las guerras. Ahora la victoria y la imposición del atraso se la busca y se la trata de conseguir tratando de influir y convencer a la sociedad, tomada como “opinión pública”, mediante guerras sin armas y con amplio uso del desarrollo tecnológico en pocas manos. En esa modalidad prevalece el terrorismo mediático y judicial. De esta forma se modificó el objetivo principal y de matar en el campo de batalla, se busca ganarse el apoyo de personas en masa. Tal vez de esa manera la guerra sin armas más acabada se desarrolla en los procesos electorales o los ataques cibernéticos o bacteriológicos.

Todos estos  procesos, buscan alcanzar influencia de masa, y esa influencia, se consigue mediante propaganda masiva y permanente por todos los medios de prensa, estrados judiciales, escuela, universidades, iglesias y represión de las policías como agentes de desestabilización más contundentes. La radicalización de esta política la concretan con viejas formas tradicionales políticas, sindicales, etc., ganadas para el posmodernismo y la capitulación, y con nuevos grupos de avanzada radicalización de derecha y extrema derecha. Por otro lado, también  se mueven con el narcotráfico, trata, movimientos de nuevo orden como terraplenistas, antivacuna, etc. No dejan el manejo con Organizaciones del Tercer Sector, grupos de ONG manejadas por la USAID. También son base de estas nuevas formas la radicalizan de todo con grupos de ataques terroristas con actores no estatales y «contratados» o «becados». Así logran infundir, mayor desconcierto, falta de credibilidad a todo, miedo, terror, tomando a toda la sociedad como objetivo y así van logrando condicionarla a las exigencias de la ofensiva imperialista. Las guerras de Cuarta, Quinta, Sexta Generación, o Guerras Híbridas preparan el camino para la guerras cibernéticas. Parte de esto es lo que hay que determinar para armar una revolución triunfante.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>