Argentina: «Autogestión y Revolución» en el IV Encuentro Internacional de Escritores.

0 03 12 03 Present Libr Rev y Autog

Por Oscar Ruiz de Huidobro. -

Nada fue, ni es, ni será fácil para continuar con enorme tarea histórica propuesta por nuestros compañeros y compañeras caídas en la lucha por alcanzar la Segunda y Definitiva Independencia y la libertad para recuperar medios de producción y producir y comercializar socialmente. Pequeños agrupamientos retomamos esas banderas, y en la lucha de ayer, hoy, y mañana, combinamos y combinaremos todas las tareas con todos los medios y formas posibles a nuestro alcance para alcanzar esos sueños. El 1 de abril Andres Ruggeri presenta su libro «Autogestión y Revolución». Acompañan catedráticos de Venezuela, México, Brasil. Te esperamos

  • INTRODUCIÓN

Tras más de un cuarto de siglo de discusión y confrontación teórica con metodología prueba y error después que todo se pudiera debatir, concretar y hasta perder en las experiencias de Adabor y Ferroductil – de Florencio Varela, las dos primeras fábricas recuperadas – iniciamos diversas experiencias en distintas ramas de la producción.

Pasó el tiempo y tratando de no cometer los viejos errores que cometieron nuestros compañeros recuperadores de medios de producción abandonados y caracterizado como inviables por los industriales evasores y en crisis, seguimos construyendo la esperanza con experiencias diferentes de métodos, formas y articulación para trabajo a facson.

Conscientes que cometeríamos nuevos y hasta más graves errores aún. Los hombres y mujeres de agrupamientos antiburocráticos nos plantemos como primera medida, no renegar de nuestra pertenencia a la clase obrera. En ese escenario, ya sea por instinto o acción consciente, en algunas recuperaciones, se mejoró la relación en la lucha legítima y legal, en la comprensión de los instrumentos cooperativos de trabajo y de los procesos de puesta a punto y en marcha de las plantas.

En las primeras Asambleas de plantas recuperadas, por instinto de clase se decidía ser parte de la familia obrera autogestionada sin patrón. Algo novedoso y difícil de concretar. A pesar que la inmensa mayoría de nuestros compañeros “cooperativistas” no entendían, y tal vez sigan sin tener conciencia de clase, seguimos desarrollando la misma línea.

  • INTENTOS DE TRANSFORMACIÓN DE LA REALIDAD.

En ese cuadro de situación, para llevar adelante la transformación de la realidad concreta, se tuvo que reformular tácticas coyunturales y estratégicas y basarnos en la unidad, organización y movilización en la diversidad hasta alcanzar la conciencia del nuevo germen que podía transformar la organización científica del trabajo y sobre todo el uso de la rentabilidad.

Esa comprensión de la cuestión frentista – sin abandonar nuestra posición de pertenencia a la clase obrera como sujeto transformador – hizo que en el proceso de lucha fuéramos muy amplios en la lucha económica. Más estrechos en la lucha política. Más cuidadosos y conscientes en la lucha ideológica. Bajo ese contexto trabajamos día tras día tratando de resolver contradicciones para superar los techos de cada lucha y transformar las mismas en tensiones creativas que hagan fortalecer este nuevo proceso revolucionario en las unidades productivas recuperadas.

Para el sector más consciente de los hombres y mujeres de la familia obrera sin patrón, se entiende que, en la compresión última de los procesos históricos, debe buscarse en la vía y forma que los hombres producen los cambios materiales dentro y fuera de la naturaleza.

A pesar que muchos compañeros analizan todo hasta con el desconocimiento de los nuevos paradigmas a crear, nosotros seguimos manteniendo la postura que toda producción está caracterizada por dos elementos inseparables entre sí:

Uno: El proceso de trabajo que da cuenta de la transformación que el hombre hace de la naturaleza para convertirla en un objeto útil. (Tomado éste como todo proceso de transformación de un objeto determinado en un producto determinado, que es realizado por la actividad humana determinada, que a su vez utilizo instrumentos de trabajo determinados).

Dos: Las relaciones de producción que dan cuenta de la forma histórica concreta en la que se realiza el proceso de trabajo. En las relaciones de producción capitalista actual, los únicos que se benefician son los patrones, porque la propiedad privada de los medios de producción es de su propiedad y eso le garantiza la extracción de la plusvalía en base a la explotación. Así, se apropia de la riqueza que producimos.

De esa manera, si las relaciones y los medios de producción no están en nuestras manos. Los seres humanos que pertenecemos a la clase obrera vendemos nuestra fuerza de trabajo al capitalista actual, que gozó, goza y gozará de las riquezas producidas hasta que no modifiquemos el origen de toda explotación. En eso estamos. Esto último es por lo que luchamos y quizás no se entienda en marcos teóricos, pero se aplique en una praxis concreta.

  • HACIA UN NUEVO ACTOR SOCIAL DENTRO DE LA CLASE OBRERA

Estudiamos viejos y cercanos procesos revolucionarios de abandono de los medios de producción en distintos países donde se logró hacer procesos revolucionarios y el Estado se impregnó de transformaciones con cambio social de fondo. Huérfanos de teoría revolucionaria que nos ayude a desarrollarnos, confrontar y transformar la nueva realidad, insistimos en crearla.

Tras más de 25 años de prueba error llevada adelante por las dos primeras experiencias mundiales de recuperación de fábricas en Florencio Varela, sacamos algunas conclusiones. Tras 20 años de experiencia masificadas y heterogéneas todavía no saldamos estos conceptos. Pero seguiremos insistiendo en concretarlos.

Tratar de analizar la crisis mundial, nacional y regional, fue más que difícil. Buscar identificar hasta donde penetraron los nuevos mecanismos de acumulación capitalista, que papel jugaba la Organización científica del Trabajo, cuáles eran las fuerzas en pugna y las fuerzas dirigentes, si había fuerzas opositoras o fuerzas dirigentes. Fuimos aprendiendo a prueba error a sociabilizar la producción y cometer infinitos errores en la comercialización.

Confrontar contra el fin de la historia y del trabajo planteado por Francis Fukuyama y Vivane Forrester, eran falsos o ciertos, nos encerramos en cada planta a transformar la realidad sin unidad colectiva. El grado de penetración ideológica de las clases dominantes y las patronales había logrado calar hondo en las masas obreras. Pero, con distintas experiencias, algunos, seguimos neciamente insistiendo en parir el anhelado modelo de producción post capitalista.

  • ¿SUEÑOS O HERRAMIENTA TRANSFORMADORA?

Con una utópica o difícil tarea, se busca concretar los sueños de los que ya no están, pero siempre vienen con nosotros en cada lucha. Por eso, establecer las herramientas para modificar la correlación de fuerzas, e intentar develar el devenir del fin de la historia y del trabajo planteado por el capitalismo. Interpretar como se plantaba la clase obrera en la coyuntura, su relación con las fuerzas desempleadas, el grado de organización y movilización de la experiencia “piquetera”, el estado de ánimo general del pueblo dentro de ese escenario, fue, es y será lo más difícil sino adquirimos conciencia colectiva de clase por sí y para sí.

Identificar el estado y el rol de las clases dirigentes y de los partidos tradicionales en la coyuntura post 2001 y su influencia o degaste en la relación con el movimiento obrero organizado y de las masas trabajadoras afectadas por la injusta violencia del atraso y el desempleo, fue, es y será clave.

En algunos casos analizar todo desde una óptica de clase, y no temer a la metodología de prueba error fue efectivo. Trabajar, equivocarse, volver a empezar, aprender sirvió. Pero no puede seguir siendo así sino hay consistencia ideológica. En este contexto ver, usar, replantearse metas, objetivos, fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas que se desde el plano general y particular, fue y son una pesadilla. Eso hay que modificar.

La relación de colaboración recíproca tampoco logra gestarse en los medios de producción recuperados. Eso atrasa todo. Sí bien es cierto que “desapareció” la propiedad privada capitalista sobre las unidades productivas recuperadas. En el proceso de trabajo sin patrón, los obreros que ponemos la fuerza de trabajo -energía humana- somos los que estamos aprendiendo a manejar el medio de producción. Pero sin capital, ni créditos donde intervenga el Estado para fortalecer esta oportunidad histórica todo se hace cuesta arriba.

Si bien hay confusión, en que es un objeto de trabajo y que son los medios de trabajo, se lucha por instinto para que existan leyes de expropiación definitiva para que pase todo definitivamente a las manos de quienes producen las riquezas y no la gozan todavía como se debe. Con más conciencia. si se darían las condiciones para generar la relación de colaboración recíproca apuntalando el sueño de un nuevo modelo productivo.

  • HECHOS CONCRETOS DEAUTOGESTIÓN

Así, contradicción tras contradicción se empezó a escribir y seguimos escribiendo minuto a minuto y día tras día la historia de las unidades productivas sin patrón. Tranco a tranco, se va gestando parte del nuevo actor social dentro de la clase obrera. Aún sin poder encontrar una formulación teórica que fundamente nuestra posición científicamente, somos conscientes que:

  1. a) Recuperamos por sí y para sí medio de producción abandonados y sin futuro y con ellos tratamos de modificar la relación de producción.
  2. b) Logramos una articulación y movilización de lucha de calle e institucional para darle marcos legales a nuestra lucha legítima.
  3. c) Con mucho sacrificio y tesón y con una relación de “articulación” con signos de dependencia coyunturales, vamos cambiando la lógica de producción capitalista de explotación y producción, tratando de tener y profundizar la producción propia. Solo así, habrá generación de riqueza al servicio de la rentabilidad colectiva para garantizar más trabajo y desarrollo de clase.
  4. d) Con poca producción, con algunos aportes del Estado que no visibiliza este sector y con articulaciones con clientes a facsón, en todos lados se fue poniendo a punto y en marcha las plantas iniciando una producción y comercialización social que como parte de un nuevo actor social se propone gestar una nueva forma de producción post capitalista.
  5. e) Por esta práctica de corte “autogestionario”, nos vamos constituyendo la parte más dinámica de la clase obrera que lleva adelante la confrontación económica más virulenta con el capital.
  6. f) Intentamos modificar lentamente el proceso de trabajo de acuerdo a nuestra mirada e interpretación de la organización científica del trabajo.
  7. g) Somos conscientes que, creando la cooperativa de trabajo, poniendo a punto y en marcha la planta, produciendo y comercializando socialmente y repartiendo adelantado una asignación por trabajo asociado que da forma al anticipo de excedente anual. Nos fuimos constituyendo en un nuevo actor social sin perder la pertenencia a nuestra clase. Eso ya es un triunfo.

     6)  ¿QUÉ PROPUESTA TENEMOS? CREAR UNA “ESA”.

Si nos vamos constituyendo en un nuevo actor social de la clase obrera, también es cierto que el marco institucional y normativo de las cooperativas de trabajo, hoy ya no cubren nuestro desarrollo y futuro tal cual está normado. Dicho de otra forma, la cooperativa tal cual están legalizadas se transformó en una herramienta arcaica que debe reactualizarse.

Por eso proponemos, una nueva construcción que si bien en forma y en el aspecto legal, se represente como una cooperativa de trabajo, en la práctica concreta vaya mutando hacía una: Concepción de Empresa Social Autogestionada (E.S.A:) con marcos legales más a favor de los intereses de clase.

La E.S.A. está basada en la asociación de un grupo de hombres y mujeres, o mujeres y hombres, que se unieron desde la diversidad y mediante un proceso y acuerdo voluntario para trabajar y tener un ingreso. Posteriormente, en algunas unidades productivas recuperadas, se fue tratando de generar conciencia con el propósito de promover la unidad y la organización en la diversidad alrededor de una actividad productiva con una propiedad colectiva concreta sin patrón.

La E.S.A., por lo tanto, es una asociación colectiva abierta y flexible, de hecho, que busca el ser y el derecho cooperativo para producir autogestionariamente y comercializar socialmente. Por ello, la E.S.A. se propone trabajar dentro de la economía social y participativa, en forma autogestionaria y autónoma, uniendo, organizándose y movilizándose para hacer frente a todas las necesidades económicas, sociales, culturales y políticas comunes.

En ese escenario la E.S.A. es un instrumento para generar bienestar integral, colectivo y personal, por medio de procesos y empresas de propiedad colectiva, gestionadas y controladas democráticamente. Por eso, el centro de su objetivo es la generación de trabajo con distribución de excedentes equitativos que vayan poco a poco invirtiendo en el medio de producción y satisfaciendo las aspiraciones comunes de los trabajadores y la familia sin patrón como clase y jamás como patronales.

En definitiva, sin ser dogmáticos, ni creer en fórmulas o recetas mágicas estamos absolutamente convencidos que nos fuimos conformando como un nuevo sector social dentro del movimiento obrero tradicional. Un sector con dinámica e identidad propia que va surgiendo de la transformación de la situación concreta real sin patrón. Por eso hay que formar, capacitar bajos estos conceptos a todas y todos los que producen en autogestión y sobre todo cuidar, vigilar, y ser inflexibles en las desviaciones, así se desarrolla una actividad de economía, producción, comercialización y consumo social que por principio no se basa en la explotación del hombre por el hombre y busca crear un nuevo modelo postcapitalista.

Te convocamos el primero de abril a las 19 horas a participar en la confrontación de posicionamientos con catedráticos de universidades de Venezuela, México, Brasil y Argentina. No puedes perderte este conversatorio. Te esperamos.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>