Argentina: Gonzalo “Chispa” Sánchez, uno de los secuestradores de Walsh, fue extraditado al país

0 05 15 4 arg mil extrad

Tras ser detenido en Brasil, el acusado por la desaparición del escritor y que también participó en vuelos de la muerte. Estaba prófugo de la Justicia en la causa ESMA. Ya está en el país.

por Dario Pignotti. Desde Brasilia

El represor Gonzalo “Chispa” Sánchez, imputado por su participación en el secuestro y desaparición de Rodolfo Walsh, fue detenido días atrás en Brasil y extraditado en la tarde de este jueves a la Argentina tras gestiones del Gobierno realizadas a través de la Cancillería. Sánchez, uno de los prófugos de la Justicia en la causa ESMA y partícipe de los vuelos de la muerte, fue llevado de Foz de Iguazú a Puerto Iguazú, desde donde se dispuso su traslado hacia Buenos Aires.

Ex miembro del Grupo de tareas 3.3.2 de la ESMA, Sánchez fue parte de la célula terrorista que el 25 de marzo de 1977 secuestró en el barrio porteño de San Cristóbal al periodista y autor de clásicos como «Operación Masacre». Rodolfo Walsh, quien militaba la organización Montoneros y habría llegado sin vida a la ESMA, logró herir a uno de sus verdugos con un revólver calibre 22.

Sánchez había sido trasladado el miércoles desde el aeropuerto Internacional Tom Jobim, de Rio de Janeiro, a Foz de Iguazú, en el estado sureño de Paraná. Arribó el jueves por la noche a Buenos Aires y se informó que quedaría alojado provisoriamente en la Superintendencia de Investigaciones Federales, en el barrio de Lugano.

El presidente Alberto Fernández se puso «muy contento» al ser informado por el canciller Felipé Solá del arresto ocurrido en Paraty, una pequeña ciudad colonial del litoral sur de Rio de Janeiro informó una fuente del Ministerio de Relaciones Exteriores a este diario. Solá acompañó «minuto a minuto» la evolución de los hechos desde el arresto además de mantenerse en contacto con la embajada en Brasilia.

En Foz de Iguazú, en la Triple Frontera, Sánchez pasó la noche en una celda antes de ser entregado a las autoridades argentinas. Algunos sobrevivientes del campo de detención de la ESMA lo recuerdan como uno de los represores más jóvenes, habitualmente bronceado, y alguien a quien le gustaba presumir de los métodos utilizados en la eliminación de prisioneros políticos: desde las incineraciones hasta los vuelos de la muerte. Su nombre ya constaba en los testimonios presentadas a mediados de los años 80 en el Juicio a las juntas militares. Reapareció en el 2000 en la megacausa de la ESMA, cuando el juez federal Sergio Torres solicitó su captura internacional.

La extradición de Sánchez es la primera en Brasil de alguien vinculado a delitos de lesa humanidad ocurrida desde enero de 2019, cuando asumió la presidencia Jair Bolsonaro, apologeta de las dictaduras sudamericanas. Hace una semana el excapitán presidente recibió en el Palacio del Planalto a uno de los represores emblemáticos del régimen de facto brasileño, el mayor Sebastiado Curió, acusado de desapariciones y torturas, de las que se mantiene impune gracias a la Ley de (auto)Amnistía promulgada en 1979 por el dictador Joao Baptista Figueiredo.

Dado a la verborragia, y a las afirmaciones desconectadas de la realidad, el líder de ultraderecha declaró este jueves, horas antes de que Sánchez fuera devuelto a su país, que «Argentina marcha hacia el socialismo». Fue el primer presidente de origen militar que reconoció la existencia del Plan Cóndor, la red terrorista a la cual le agradeció haber «evitado» que los países de la región cayeran en el «comunismo». Lo declaró en una entrevista a La Nación antes de embarcar hacia Buenos Aires, donde hizo proselitismo por la reelección de Mauricio Macri contra la «amenaza» de Alberto Fernández, al cual insultó a menudo especialmente luego de que el entonces candidato visitara, en julio, a Luiz Inácio Lula da Silva en un presidio de Curitiba.

43 años de impunidad

Con la entrega del reo a efectivos de la Policía Federal en Puerto Iguazú, concluyeron 43 años y dos meses de impunidad de la que gozó desde el asesinato de Walsh. «Chispa» Sánchez vivió cerca de dos décadas en Brasil, donde encontraron refugio varios represores argentinos, desde Claudio «Gordo» Vallejos, que fue deportado en 2012 al comisario Roberto Oscar González, que estaría radicado en Viamao, ciudad del interior del estado de Rio Grande do Sul, y es otro de los participantes en el operativo del 25 de marzo de 1977 en el barrio San Cristóbal.

La extradición de Sánchez fue avalada por el Supremo Tribunal Federal por la Cancillería brasileña. Desde ese tribunal remarcaron este jueves a Página/12 que el acusado cumplía todos los requisitos para ser entregado «de inmediato». Es decir que tres días después de su arresto estaba pronto para ser devuelto a su país, sin ninguna demora burocrática ni alguna obstrucción de última hora de Bolsonaro, algo que se temía en organismos de derechos humanos brasileños y entre algunos diplomáticos argentinos.

El juez Luiz Fux, del Supremo, firmó en enero la orden de captura del represor, cuyo nombre constaba en la lista roja de los requeridos por Interpol Sánchez había sido arrestado por primera vez en 2013 en Angra dos Reis, también en el sur de Rio de Janeiro. En esa ciudad el ex prefecto se desempeñó como ingeniero naval, profesión que cumplió en San Antonio Oeste, provincia de Rio Negro, a comienzos de la década de 2000.En 2017 el Supremo aprobó, por tres votos a dos su extradición, pero el represor se fugó de su prisión domiciliar y permaneció en condición de fugitivo hasta el lunes último cuando se entregó si presentar resistencia.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>