Argentina: En la zona de Los Hornos en La Plata afirman que “Nos tienen mendigando”.

IMG-20200624-WA0006

Ya varixs han dicho que la pandemia que estamos viviendo solo ha profundizado las horribles desigualdades que este sistema, el capitalista, impone. También coinciden muchxs con que se viene una crisis fulera, económica, social, política… o en todo caso explotara lo que hace años se viene cocinando.

¿Que nos toca hacer a lxs militantes del pueblo ante este quilombo?

Muchxs llevamos años inmersos en el trabajo social, laburamos en comedores, damos apoyo escolar, cooperativas de trabajo, etc. Mismo en la militancia sindical. La gran mayoría de nosotrxs dedica sus días a eso que llaman “lucha económica”, la lucha por el pan, por el aumento salarial, por unas monedas mas en la AUH o la cooperativa. Y otrxs que se dedican a “la política” entienden a esto, en su mayoría, a lo electoral. “La política” es pegarse a “los que mandan”, a lxs candidatos a algo, a lxs que reparten, lxs que deciden (por todxs) y desde ahí se espera que metiendo compañerxs de funcionarixs, poco a poco, de unx o dos, se cambie algo. Es decir, se cree que acumulando reformas se llegara a algún proceso revolucionario. Cosa que nunca paso en la historia.

Esta idea de que subidos al reformismo nos acercamos a alguna revolución se sostiene, financia y difunde desde todos los micrófonos del poder, con la misma fuerza con la que frenarán cualquier otra forma de pensar una salida política. Esta idea es la que de alguna forma se enarbola en la propuesta de: “un capitalismo donde ganemos todxs”. Tremendo chamuyo que nos tiene pedaleando en el aire, pero peor aún, convenciendo a otrxs de aportar sus sacrificios cotidianos a un proyecto que nos seguirá empobreciendo.

El nacimiento del movimiento piquetero se genero ante los despidos masivos en un contexto de crisis social histórico. Aquel movimiento piquetero eran hombres y mujeres trabajadorxs que despojados de su puesto de trabajo reclamaban “trabajo, dignidad y cambio social”. Esa lucha se llevo la vida de cientos de personas. El movimiento social comienza a crear varias organizaciones reivindicativas que mientras atajaban la urgencia de sobrevivir peleaban por la expropiación de empresas, la toma de tierras, el NO pago de la deuda y el cambio de las reglas del juego político.

Después de la batalla del puente Pueyrredón en el 2002, para poder gobernar tuvieron que repartir miles de planes sociales más, unas pocas monedas que solo alcanzaban para no morir de hambre. Pero ya se decía por aquellxs años que no podía quedarse en eso semejante movimiento con tanto potencial.

Años después las organizaciones que mas desarrollo tienen son las que están con el gobierno, es decir que se han convertido en administradores de recursos que provienen del estado, recursos que son distribuidos a criterio de algunxs pocxs, que ayer cortaban rutas (o no) y que hoy te atienden del otro lado del mostrador. Ahora bien, ¿eso significó un avance para lxs pobres? ¿De alguna manera se achicó la desigualdad que existe entre lxs pobres y lxs ricxs en el país? Creemos que no.

Construir un sindicato de lxs pobres asumiendo que siempre serán pobres, no discutir paritarias sino aumento del plan, ser cooperativista pero de fantasía porque el estado administra dichas cooperativas, seguir construyendo comedores y merenderos, es muestra clara de que han institucionalizado nuestra pobreza.

Proponer una soberanía alimentaria sin quitarle la tierra a lxs terratenientes o un “pago soberano” de la deuda conviviendo con la muerte por desnutrición de niñxs, es totalmente inviable. Es mentira. Y aunque queramos decir que por algo se empieza no podemos seguir mintiendo y mintiéndonos. Sin romper con la avaricia de lxs dueños de todo es imposible vivir mejor.

¿Porque las ollas populares?

En este contexto nace nuestra olla, como tantas otras, en un momento donde hay que quedarse encerradxs para no morir de Covid 19 pero también hay que organizarse para no morir de hambre.

La razón de las ollas es el hambre que crece, ante la imposibilidad de hacer rulos y trabajos informales para sobrevivir. Pero también es producto de el amor y compromiso que vive en el pueblo, en lo profundo de las entrañas que se retuercen cuando otrxs no comen, en la rebeldia de quienes no estamos dispuestxs a ser aun mas miserables y quienes no están dispuestxs a ser mas egoístas. Una solidaridad propia de lxs despojadxs. Y aprovechamos esta oportunidad para agradecer a quienes bancan y nos colaboran.

Por nuestra parte no queremos que esa solidaridad termine siendo dique para contener las broncas que existen y deben existir, no venimos a taparle ningún hueco al estado, si hay hambre mientras hay ricxs es porque hay desigualdad y no somos nosotras quienes van a venir a decirle a la gente que “aguante”, “que estamos todxs en la misma”. Cocinamos con amor profundo, pero también con mucho odio, porque la pobreza duele.

Nosotras habiendo conocido comedores en cantidad, habiendo participado de marchas donde a la gente prácticamente se la empuja a ir sin saber porque, siendo testigxs de la ausencia de oportunidades para la juventud en general, venimos pensando hacia donde queremos llevar este acumulado.

Esta oportunidad que se nos presenta puede ser un comedor más para paliar desde las migajas el hambre que vive el pueblo, para estar mendigándole al estado carne o papas, para cambiar gente en un acto por algunas cooperativas o podemos pensar que falta e ir por eso. Aunque estemos solas, aunque sea muy difícil, aunque nadie quiera financiar nuestros sueños.

Creemos que estamos ante este desafío. Convencidas de no ser las únicas.

Esta reflexión la tiramos a la cancha con la humildad de no saberlas todas y con el compromiso de ponerle el pecho a lo que venga. Nos interesa debatir con quienes estén dispuestxs, con esxs con quienes, aunque no coincidamos en todo estamos luchándola en donde mas se necesita, masticando broncas y proyectando cambios, cambios radicales para este lado, un poco de justicia para nosotrxs, lxs nadies, que ya no queremos mendigar mas sino luchar por lo nuestro que es todo.

Olla popular “Solo el Pueblo Salva al Pueblo”, barrio Los Hornos

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>