Argentina. El embajador Palestino afirma que “Trump es el canciller de Israel” operando «contra nuestro pueblo»

0 09 28 04 Arg emb Palestina

por Carlos Aznárez. -

El embajador de Palestina en Argentina, Husni Abdel Wahed, sale en esta entrevista a responder los provocadores dichos de Benjamín Netanyahu sobre el desarrollo futuro de la ocupación, pero también apunta que ninguno de los “acuerdos” que impulsa Estados Unidos para acercar a algunos jerarcas árabes con Israel, tienen demasiado valor, más allá de lo comercial. El diplomático se explaya a fondo sobre la dura realidad por la que pasa su pueblo pero no duda que la razón está de su lado y valora la solidaridad internacional.

CA: – Embajador gracias por su tiempo y por conceder esta entrevista a Resumen Latinoamericano, quería comenzar preguntado qué opina sobre las recientes declaraciones del Sr. Netanyahu a un periódico israelí en el cual dice enfáticamente: no habrá estado Palestino, no habrá retorno de ningún palestino a su tierra y le quitaremos los pasaportes a quienes entraron bajo el paraguas de los acuerdos de Oslo, declaraciones duras y provocadoras según mi opinión.

HAW: -Para empezar, quiero agradecer por esta entrevista y enviar un saludo cordial al pueblo argentino y latinoamericanos, especialmente en esta situación difícil donde la humanidad se enfrenta a esta pandemia. Una humanidad en que lamentablemente las potencias han sabido construir un arsenal de armas capaces de destruir no solo este planeta sino 10 planetas más. Pero que han sido incapaces de tener los medios para poder luchar contra una pandemia como la que estamos enfrentando y esto tal vez deba hacer recapacitar a todos y reordenar las prioridades. Porque la vida humana está primero. Estoy con la certeza de que el mundo pospandemia será diferente al mundo anterior. Esperamos que sea mejor para la humanidad.

Efectivamente, el señor Netanyahu actúa con una naturalidad que le faltaba, porque el hombre siempre ha pensado lo que acabas de citar, pero simplemente trataba de dar vueltas y rodeos para evitar decir lo que dice ahora. Netanyahu se siente amo y señor del planeta, con un canciller que está a su disposición, que es (Donald) Trump que actúa como canciller de Netanyahu y del estado de Israel. El señor Trump ha derivado su esfuerzo, política y recursos al servicio de la política israelí, Trump está presionando y chantajeando a muchos países para normalizar las relaciones con el estado de Israel. No se conforma con los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, ahora están tentando a Sudán, con sacarlo de la lista de los países que apoyan el terrorismo. Incluso países africanos que aspiran a convenios con Estados Unidos, y éste los presiona para que normalicen sus relaciones con Israel y así tener convenios bilaterales con Estados Unidos. Entonces, Netanyahu aprovecha para avanzar, con un mundo que tiene los ojos puestos en otra cosa, con una administración norteamericana que consagra el 100% de su esfuerzo al servicio de las políticas colonialistas de Israel, con un mundo árabe nunca antes más débil como en este momento. Con divisiones internas y con un intento de dividir lo dividido tanto en Irán, como Siria y Libia, y otros tantos países. Países que le han entregado sus destinos a Estados Unidos e Israel y que firman algo que llaman acuerdo de paz donde nunca hubo guerra. Cómo pueden llamar acuerdo con Emiratos Árabes Unidos, si nunca estuvieron en guerra. Todo a costa del pueblo palestino. Puedo decirles, confiando en la voluntad de mi pueblo, y en la solidaridad de los pueblos del mundo, que podrán firmar acuerdos con unos o con otros, pero mientras el pueblo palestino esté ocupado, esté siendo reprimido y humillado por la ocupación, estos simplemente son acuerdos comerciales y no significan paz. la paz solamente es entre las partes en conflicto. Si la parte que está siendo ocupada no admite la ocupación y las políticas derivadas de la ocupación, esto significa que es un engaño. Este engaño no va a durar mucho tiempo. Confiamos una vez más en la voluntad de los pueblos y en la voluntad de nuestro pueblo. Lo bueno es que ésto ha llevado a que los diferentes componentes de la política palestina tengan conciencia de que todos estamos siendo objeto de estas políticas. Tanto la de los norteamericanos, como la de los israelíes y de sus nuevos aliados y esto requiere la reunificación del pueblo palestino. En este preciso momento se está llevando a cabo un trabajo entre las diferentes facciones palestinas con el objetivo de la reunificación.

CA: –A propósito de eso le quería preguntar sobre una noticia, que también ha salido estos días, por la que Estados Unidos e Israel tratarían de desplazar a Mahmoud Abbas de la Autoridad Nacional Palestina y tratar de imponer a un hombre de ellos, que está refugiado en los Emiratos Árabes Unidos, Mohammad Dahlan, un palestino que tiene causas con la justicia palestina y con Turquía incluso, personaje oscuro de la política internacional, pero sobre todo de la de Palestina. ¿Cómo ve esta posibilidad y esta intencionalidad de Israel y Estados Unidos?

HAW: -La vemos con preocupación y total rechazo. Pero sí ha sido una constante de Estados Unidos y de Israel la de querer inventar un representante del pueblo palestino. Un líder que negocie a nombre del pueblo palestino. Desde los años 70 se crearon entes bajo ocupación israelí como la Liga de Municipalidades en territorio palestino ocupado que pretendían crear un sustituto de la OLP en representación del pueblo palestino y que legitime la ocupación israelí. Y estos intentos nunca cesaron, pero afortunadamente el pueblo palestino que sufre la ocupación y las políticas colonialistas del estado de Israel con la protección total de Estados Unidos tiene la conciencia y la voluntad de abortar todo intento. El último de estos está relacionado con Mohammad Dahlan que es un asesino, un mercenario, que un traidor a la causa de su pueblo y simplemente es un instrumento del imperialismo y el sionismo. Con esto pretende legitimar la ocupación a travez de figuras palestinas. pero este fenómeno ha sido repudiado por el pueblo. No hay que olvidar que Dahlán está siendo objeto de un proceso por corrupción, asesinato y un montón de causas que ha cometido en contra de su propio pueblo. Ha sido involucrado en Libia y en diferentes países, donde lamentablemente está vendiendo su trabajo y sus instrumentos al mejor postor, al que pague más. Un pueblo digno como el palestino no puede aceptar que se le impongan nadie. Recordemos que Israel desde los años 60/70 ha asesinado a los líderes máximos del pueblo palestino con la esperanza de que sean sustituidos por alguno que sigan sus políticas. Afortunadamente el pueblo palestino no puede aceptar ninguna imposición de la ocupación ni de sus aliados.

CA: – Usted hablaba de la debilidad del mundo árabe frente a Palestina y frente a los manejos que se hacen en la zona junto a Estados Unidos. Como viven usted y el pueblo palestino las movilizaciones de solidaridad de por ejemplo Hezbolá, en el Líbano, o la República Islámica de Irán. No todo el mundo cierra acuerdos con Israel en esa zona. Hay gente, gobiernos y organizaciones que tiene amistad con el pueblo palestino.

HAW: -Nosotros siempre hemos tenido la absoluta confianza en los pueblos, la causa palestina es la causa central de los pueblos árabes. Nuestra escisión es con los gobiernos no con nuestros hermanos pueblos árabes, ellos siguen muy vinculados a la causa palestina y al futuro del pueblo palestino porque somos parte de estos pueblos. Lo mismo ocurre con los pueblos del mundo. No todo es oscuro estimado amigo. Al contrario, anteayer el presidente argelino, reiteró la postura de principios de que la causa palestina es la causa del pueblo argelino y aunque todo el mundo normalice sus relaciones con Israel Argelia no lo hará. Un país pequeño del Golfo como Kuwait ha ratificado la postura de sostener a la causa palestina como propia y esto ha sido por boca del primer ministro, por el presidente del parlamento y la sociedad civil, por todos. No todo está perdido. Nosotros tenemos la absoluta certeza de que los pueblos no nos abandonan y las fuerzas vivas de cada país mantienen en alto la causa palestina porque están conscientes de que el peligro real es Israel con sus políticas colonialistas, A pesar de que esta debilidad del mundo árabe es producto de la inoperancia de los políticos y porque han tragado este invento de que Israel no es el enemigo sino Irán es el enemigo.Puedo no coincidir en nada con la política iraní, pero Irán ha sido parte de la región desde siempre y hasta hace 10 años Iran no era ni el riesgo ni la amenaza de la región y la inestabilidad de estos países sino que siempre lo es Israel. Pero Estados Unidos ha revertido esto. Si imagináramos que Irán sería el peligro que amenaza a la región, por qué hay que pedir la protección de Israel si los países árabes tienen 400 millones de habitantes y recursos infinitos, pero no tienen fuerza propia para enfrentarse a cualquier peligro, simplemente porque Estados Unidos ha impuesto su voluntad y está imponiendo la normalización de relaciones con Israel. Esto puede sostener éxito momentáneamente, pero al mediano y largo plazo todos va a descubrir que la verdad es diferente y que el que tiene ambiciones de colonizar a nuestros países es Israel y no lo niega. Ellos afirman que el gran Israel es desde el Éufrates hasta el Nilo y esta abarca Egipto, Siria, Líbano, Palestina, Jordania, Irak y tantos países. Entonces, esto es el peligro real. Se puede engañar a alguno para siempre, a todos por un tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo.

CA: –Por último, lo llevo a las elecciones norteamericanas. ¿Tiene alguna esperanza de que si ganara la formula demócrata cambiaria algo para el pueblo palestino, o todo sería parecido?

HAW: -No quiero ser tan escéptico, pero la política norteamericana es política institucionalizada, especialmente la exterior. Pueden tener algunas diferencias en política interna, pero en política exterior son diferencias de matices. Las administraciones demócratas no hicieron mucho en Palestina, claro no fueron tan agresivos hacia el pueblo palestino y no han sido tan categóricos en su enemistad sobre la justicia de la causa palestina. Pero también Trump tiene el mérito de desenmascarar la realidad del sistema norteamericano. Si bien, he hablado de una política institucionalizada, Trump ha trascendido la institucionalidad norteamericana y ha demostrado cómo un individuo, ha podido desmantelar tanto políticas internas como políticas del exterior y no respetar nada. Esto fue posible. Por lo tanto, un cambio puede tener un efecto positivo. Biden fue vicepresidente durante 8 años, conoce de la política internacional y pienso que hizo lo más difícil: en plena campaña se comprometió a no reconocer y no aceptar la anexión a territorios de Cisjordania. Esto en campaña es más difícil que implementarlo. En campaña todos quieren contar con la aprobación del lobby sionista, y fue en ese momento que él dijo que iba a respetar las relaciones con Palestina y restituir el aporte a los organismos internacionales de ayuda al pueblo palestino. En ese aspecto, se nos abriría una ventana de esperanza si hay un cambio en la administración norteamericana. Pero no somos tan ilusos como para pensar que una nueva administración demócrata traería una solución mágica, porque una constante de la política norteamericana ha sido administrar el conflicto porque le ha dado inmensos dividendos y nunca han pretendido encontrar una solución. Por eso, los palestinos hemos exigido poner fin al monopolio norteamericano de la intermediación y estamos por una intermediación multilateral confirmada por Naciones Unidas, Unión Europea, Rusia y también Estados Unidos, pero nunca más Estados Unidos solo.

Fuente: Resumen Latinoamericano

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>