Argentina: Acerca de los “malandras” de la industria de la Carne.

0 09 07 04 arg carne

por Oscar Ruiz Huidobro. -

Después de un tiempo prudencial se sale a aclarar dichos en la última nota de una serie de tendenciosas publicaciones firmadas por Matías Longoni en “bichosdelcampo.com. En ese sentido, se plantea que las cooperativas de trabajo que operan en la industria cárnica, son entidades fundadas en el esfuerzo propio y la ayuda mutua y son sujeto de derecho con el alcance fijado por la Ley 20.337 publicada en el Boletín Oficial el 15 de mayo de 1973. Razón por la cual no pueden ser ni “malandras”, ni competencia desleal, ni empresas truchas que trabajan para los “malandras”. Aún con mucho miedo a represalias en el plano de hombres de línea de algunos organismos de control del Estado al servicio del capital agroindustrial dominante, la Federación de Cooperativas Autogestionadas de la Carne toma posición pública.

1 – El relato de un periodista de la agroindustria dominante.

En ese escenario, no se sabe sí Matías Longoni es un periodista que suscribe al “terrorismo mediático”, sustenta posiciones ideológicas a favor de pautas, o podría estar dependiente de los intereses patronales del modelo agroindustrial dominante. Puede que algo de eso haya. Sería la única forma de entender como baja línea permanentemente contra las cooperativas legalmente constituidas. Instituciones que producen y comercializan socialmente sin patrón. Debido a cualquiera de esas razones, en una nota de agosto, planteó que: “El regreso del peronismo al gobierno ilusiono a algunos malandras del negocio de la carne que en los últimos años se vieron forzados a regularizar su actividad a la buena política que aplicó la gestión de Cambiemos en este terreno, con apoyo cerrado de la Mesa de las Carnes”. ¿Grueso error, manipulación o desconocimiento? Nada de esto fue así. Cambiemos no forzó la regularización de la actividad. El Macrismo, sólo aprovecho lo producido en el gobierno anterior en política anti evasión para tratar de concentrar más el mercado cárnico dejando a las cooperativas fuera de la lógica de su concepción ideológica.

El periodista citado, a lo mejor pueda querer intentar ocultar la realidad a su antojo y/o conveniencia. Nuestro deber es reflejar la realidad que se pretende ocultar, distorsionar o vender como un producto que solo favorece intereses ajenos a los logros del sector cooperativo autogestionado sin patrón. En ese sentido, hay que ser bien claros. La política para terminar con la evasión no es obra de “Cambiemos”. Es una política que se creó, diseño, planificó, se puso a punto y en marcha en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Quién el 1° de octubre de 2.009 elevó el rango de Secretaria a Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación. Siendo Ministros Julián Domínguez, y le siguieron Norberto Yahuar y Carlos Casamiquela respectivamente, quienes trabajaron en un nuevo reordenamiento que empezará a terminar con la evasión del sector agroindustrial.

2 – El kirchnerismo en búsqueda de transparencia para evitar la evasión.

Para cambiar la vieja lógica productiva de la industria tradicional se empezó a concretar un nuevo proyecto que buscaba transformar la vieja lógica productiva cárnica, de granos y lácteos. A tal efecto entre otras medidas se creó la Resolución N° 302/2012 del 15 de mayo de 2012, a través de la cual se disuelve la Organización de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) y se crea el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroalimentaria (RUCA). Organismo que quedó a cargo del contador Luciano Zarich. Con él y un equipo de AFIP y SENASA se inició un nuevo proceso tendiente a que toda persona física o jurídica que intervenga en el comercio o industrialización de las cadenas agroalimentarias deben estas inscriptos en el RUCA con matrícula vigente para operar.

Para terminar de concretar estas medidas por decisión Administrativa N° 659 del 8 de agosto de 2012, se incorpora la estructura organizativa Dirección Nacional de Matriculación y Fiscalización. De esa manera, los matarifes ocultos que eran parte de la vieja lógica productiva y comercial evasora de la industria de la carne tradicional se terminaban. Así, se empezaba a poner fin a parte de la evasión de más de 45 años. Forma productiva que, de hecho, no la crearon las Cooperativas de Trabajo de la industria cárnica que empezaron a producir y comercializar socialmente con la lógica de la industria tradicional hace aproximadamente 20 años.

La política del Poder Ejecutivo era recrear los mecanismos de control de los organismos de control de los mercados de carnes, granos, y lácteos. Así, se buscó transparentar la producción y comercialización de este difícil mercado. De hecho, durante el tiempo de elaboración del proyecto contra la evasión, se discutió con las partes, Cámaras del sector, con los sindicatos y con la FECACYA que representa el sector autogestionado de la carne. Así, se determinó la articulación entre el RUCA, con AFIP y SENASA, para controlar que los operadores de los mercados entre otras cosas, no evadan, ni tengan personal en negro y/o no se intervenga de acuerdo a las nuevas normas creadas intervenga la DNMyF. Que quede claro a todos, que la nueva normativa contemplaba que las cooperativas conformadas al amparo de la Ley N° 20.337 y como ser cooperativo sujeto de derecho, no tenían ningún inconveniente, traba o límite para operar en toda la cadena cárnica.

3 – Las cooperativas de trabajo acordaron la política de transparencia para el sector.

Ante la posición del gobierno Kirchnerista las cooperativas del sector y la FECACYA discutieron con los organismos de control y el sector político su posicionamiento contrario a las cámaras del sector tradicional que apuntaban contra el sector cooperativo acusándolos de “competencia desleal”. Acordaron con que se terminará la lógica productiva de la industria tradicional y quedó bien claro que las cooperativas de trabajo constituidas en el proceso de recuperación de plantas serían también parte del saneamiento de la cadena cárnica. Ya que las mismas estaban legalmente constituidas, supervisadas por los organismos de control y amparadas por Ley. Razón por la cual, podían producir y comercializar socialmente para consumo y exportación. De hecho, se estaba de acuerdo con poner fin al principio productivo que, desde épocas de la dictadura, dio forma a la figura del “matarife oculto” y al pago del “Recupero” con que la industria tradicional regulara y concentrara el mercado a su antojo.

También las cooperativas de trabajo y la FECACYA solicitaban que se ponga fin al doble estándar sanitario. En ese aspecto, se pedía que las plantas con mayor infraestructura del sector terminaran de enfrentarse al sector cooperativo y que se identificara en su propio seno la competencia informal a través del SENASA y los Ministerios o Secretarías Agrarias provinciales. Para instrumentar este planteo, se proponía que, en un principio debía empezarse por el conurbano y el interior de Buenos Aires. Así, se iría gradualmente adaptando las condiciones fitosanitarias necesarias a todas las plantas frigoríficas provinciales y municipales de cualquier lugar del país para que puedan abastecer carne con “Tránsito Federal”. También se pedía que se terminara con la faena en “negro”, de “animales de bajo peso”, faena de vientre”, y la evasión tributaria con que toda la industria cárnica tradicional producía desde hace más de 40 años, etc.

4 – Las Cámaras cárnicas plantean un “Cambio de Paradigma” sin cooperativas.

Paralelamente a los trabajos que el sector de recuperadas como Cooperativas de Trabajo y FECACYA iban acordando con distintos organismos de control y Ministerios para terminar con esa lógica de producción de los últimos cuarenta años. Las cámaras patronales resistían, buscaban la forma de reacomodarse y peleaban por un nuevo proceso concentrador eliminado las cooperativas de trabajo de la cadena productiva.

Para eso, proyectaron una articulación con sectores opositores del gobierno, sindicatos, Federaciones de los obreros en relación de dependencia de la industria y con los hombres de línea de los organismos de control como MAGPyA, luego SENASA, ONCCA e INAES. Presentaciones institucionales, más pedidos de audiencias, un acuerdo por abajo que generó inspecciones de organismos de control, búsqueda de mayores articulaciones políticas, roscas, aprietes, movilizaciones de un Sindicato fantasma, etc. Aún con todo este aparato, no pudieron imponer la nueva agenda concentradora, y llegaron al triunfo de Mauricio Macri del 11 de diciembre de 2015.

En ese nuevo escenario, el arco de construcción política del sector agroindustrial financiero mejoró la relación de fuerzas con el nuevo gobierno. Al MAGPyA los transformaron en Ministerio de Agroindustria y pusieron a conducir los destinos de los mismos a Ricardo Buryale un empresario agropecuario, cuya familia habría crecido en negocios con la última dictadura cívica militar y había sido presidente de la Sociedad Rural del Chaco – Formosa. Empresario que habría sido denunciado por deudas privadas y con el Banco Nación y embargos, y que designó en el gabinete, a empresarios de los Feedlots, profesionales de la industria frigorífica y hombres de líneas afines ideológicamente. Con este potencial y estructura del estado a favor, el sector tradicional tuvo que trabajar y operar más de un año buscando debilitar al sector de la producción y comercialización social sin patrón.

5 – La prepotencia del sector agroindustrial dominante con el macrismo.

Más movilizaciones y aprietes a Ministerios, Secretarias, SENASA, RUCA e INAES para “visibilizar” nuevos proyectos de reacomodamientos y de relación de fuerzas. Así, a través de CADIF- CICCRA el 7 de febrero de 2017 tomaron posición pública pretendiendo consolidar su posicionamiento histórico, readaptándose y tratando de reformular un reordenamiento que los reacomode dentro de las transformaciones que consolido el gobierno de Cristina Fernández hasta el 10 de diciembre de 2015.

Con esa lucha política, donde reinaba el oportunismo, reacondicionamiento y modificación de la correlación de fuerzas el sector agroindustrial dominante de la red cárnica, dieron forma a un documento a través de las cámaras de CADIF-CICCRA. El nuevo “Cambio de Paradigma” Medidas a implementarse a partir del 1 de marzo de 2017”. Donde fueron por todo y exigieron “Cambios en el Reglamento de Matriculación y Registros. Exigencias de Garantías Líquidas a las Plantas Faenadoras”, y modificaciones “en la Operatoria de los Titulares de Faena”. En el planteo operativo de la nueva fase de concentración monopólica, exigían en el ítem numeral “1.2.- Requerimientos para Operar como Matarife Abastecedor” que “las cooperativas de Trabajo no podrán ser Matarifes Abastecedores. Las actuales matriculas de Matarife Abastecedor a nombre de Cooperativas de Trabajo, caducan”.

6 – Burayaile concretó el sueño de la industria tradicional de la carne

El 23 de febrero de 2017 el Ministro Ricardo Burayaile proveniente de la Sociedad Rural, creó la Resolución 21E/2017 donde el sector tradicional cárnico de la agroindustria dominante fortaleció un poder desmedido. En dicha Resolución, se cambia la Resolución N° 302 del 15 de mayo de 2012 de creación del Registro Único de Operadores de la Cadena Agroalimentaria (RUCA) y se crea el Registro Único de Operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA). No fue solo un cambio de “Agroalimentaria” por “Agroindustrial”. Fue un cambio de contenido dentro del RUCA. Por ejemplo: En Anexo I de la Resolución 21-E el ministro agroganadero selló la alianza.  Concedió la Baja Automática del Registro por “interrupción de operatoria por un lapsus superior a 60 días” sin necesidad de intimación previa”. Estableció “Garantias” destinadas exclusivamente a garantizar el pago de multas que pudiera imponer la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario” y demás ítems referidos al tema garantías y sobre todo impone pago efectivo sin prendas o seguros de caución u otros bienes. También concede la frutilla del postre: Dispone que las Cooperativas de Trabajo no podrán solicitar inscripción de la categoría de MATARIFE ABASTECEDOR. Cerrado el negocio las cooperativas no pueden comercializar. Dicho de otra forma: No pueden comprar ni vender.

Con la llegada del abogado entrerriano Luis Miguel Etchevehre Presidente de la Sociedad Rural (SRA) al Ministerio el 31 de octubre de 2017, se incrementa el poder del sector agroindustrial dominante. En esta nueva coyuntura todo fue distinto. Aunque nadie debería políticamente desconocer que toda la política contra la evasión comenzó con el kirchnerismo antes que el Macrismo fuera gobierno, el gobierno de éste, intento concentrar más el mercado tratando de hacer desaparecer al sector cooperativo de trabajo. Un par de años de adaptación al sistema dejado por el gobierno Kirchnerista y bajo maniobras y presiones de todo tipo de lo que Longoni podría definir como malandras, el sector tradicional opero a su antojo. Todo se transformó en medidas que fueron presiones hasta anticonstitucionales. Mucha prepotencia del sector tradicional que veía y ve como enemigos a vaciar y recuperar las cabezas que tiene el sector autogestionado y de los ministerios y organismos de control que pasaron a ser instrumentos de eliminación de cooperativas. Inspecciones persecutorias que buscaron lastimar y quebrar hasta el ser cooperativo y al sujeto de derecho.

7 – Las cooperativas de trabajo Autogestionadas sin patrón resisten

Por último, se informa a la opinión pública que en virtud de lo requerido al INAES por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca en el año 2020, el instituto a través de su Servicio Jurídico Permanente emitió opinión sobre cuáles son las actividades que puede desarrollar una cooperativa de trabajo. El MAGyP en particular solicitó que se estableciera el alcance de la inserción de las cooperativas de trabajo “en las distintas áreas de la economía, el comercio y los procesos productivos, especialmente en lo relacionado con la compra de bienes, su transformación y posterior venta”. También se pidió que “se establezca si existe alguna limitación en la producción, comercialización o prestación de servicios que puede llevar a cabo una cooperativa de trabajo y que, en caso de que existan requisitos estatutarios específicos, se aclare cuáles son estos”.

La respuesta emitida al MAGyP fue que “de acuerdo a lo establecido por el artículo 2.º de la Ley 20337, las cooperativas son entidades fundadas en el esfuerzo propio y la ayuda mutua para organizar y prestar servicios, conforme ciertas características que son propias de este tipo de personas jurídicas y que son enumeradas por la misma ley en el artículo citado”. El INAES, también envió una respuesta a los interrogantes del MAGyP que indicaba que “En atención a lo expuesto, en principio toda actividad humana con contenido económico puede ser llevada a cabo a través de la figura cooperativa, siempre que la entidad esté organizada conforme los principios que son típicos de estas”.

Matías Longoni nos tira a matar, como hace casi 20 años nos tiran a matar los sectores de la industria tradicional y su vieja lógica productiva. Sepan que, con sus ataques por todas las vías, a veces fuimos a terapia intensiva, pero no pudieron matarnos. Así, fortalecimos nuestro germen de nuevo sistema productivo, quizás post capitalista clásico. Sepan que sus ataques nos hacen más fuertes. Sepan que sus ataques nos afirman las convicciones que lo que vamos haciendo y lo que soñamos es posible.

De esta forma, en medios de sus ataques, sepan que a prueba error, estamos armando esa nueva lógica de producción con contenido cooperativista, y políticas de desarrollo y alianzas, que no solo sobreviven, sino que se concretan y se empiezan a asumir como Cooperativas de Trabajo en formas de Empresas Sociales Autogestionadas (ESA) que puedan desarrollarse y producir y comercializar socialmente sin patrón para el beneficio colectivo y hasta nos atrevemos a convocar a un Frente Estratégico de Acción Conjunta de las ESA, PYMES, y los sectores productores y campesinos que crean que podemos parir el nuevo sistema productivo del campo y la ciudad acorde a nuestros intereses como sectores de clase y pueblo dispuestos a luchar contra todo y todos. El futuro de las prolongaciones de nuestra sangre merecen un futuro digno y no habrá quien pueda detener o ultimar ese sueño.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>