ANALISIS DE LA INDUSTRIA CÁRNICA

0 Flares 0 Flares ×

Por La Tribuna de los Sin Voz

La situación concreta de la industria podremos verla a partir de plantearnos algunas preguntas que de encontrar respuestas, entenderíamos nuestro propio escenario. Veamos que nos preguntaríamos:

¿Cuál es la situación concreta de la producción de ganados y carnes?

¿Cuánto subió el precio del animal en pié?

¿Por qué subió y en que nos afecta?

¿Cuánto fue la suba de precios de los insumos como energía, fuel oil, aceites, lubricantes, materiales para la construcción, pintura, químicos para limpieza, repuestos, bobinados, motores, máquinas, etc?

¿Cuánto aumentó el valor de los impuestos por cabeza faenada?

¿Cómo incide esa suba de precios en los costos de producción de un frigorífico sin patrón que trabaja a facsón sin faena propia?

¿Cómo está la industria patronal con faena propia en este momento histórico?

¿Difícil no? Bueno vamos por parte. Intentemos develar incógnitas.

LA REALIDAD

La producción de carne vacuna en Argentina del año 2009 fue de 16.053.027 cabezas, mientras que la del 2010 bajó a 11.862.983. Si tomamos los indicadores de este período nos encontramos con una cruda realidad: Hay una variación negativa del 26,1%. En la producción con destino a la exportación, vemos que en el período 2009-2010 la producción en miles de toneladas res, fue de 3.376para el 2009 y de 2.626 para el 2010, lo que da una variación negativa de 22,2%. En lo que hace a la exportación de res con hueso fue de 661.378 para el 2009 y de 309.874 para el 2010, lo que representaría una variación negativa del 53,1%.
La baja de la producción obedeció a cuatro factores:
a) Liquidación de sus rodeos para dedicarse a la agricultura con fuerte preponderancia del monocultivo de la soja,
b) Una fuerte merma de la oferta ganadera por falta de stock.
c) Una grave sequía entre el 2008 y 2009, y
d) La caída de consumo interno debido a la exorbitante suba de precios del animal en pie. Situación que obligó a toda la cadena a subir el precio en detrimento del consumo popular.
De acuerdo a las estadísticas el consumo interno promedio en el año 2010 fue 58,2 kilos por habitante, esto implicó una caída de 10,5 por ciento con respecto al período anterior. Este consumo ubica al año 2010 por debajo del año 2002, el nivel más bajo de la serie, luego de un año como 2009 que se ubicó en el tope más alto (al igual que 2007) con 68,7 kilos per cápita.
Debido a que se sigue faenando hembras, – categoría usada para mantener, aumentar o reducir el stock-. se estima que se sigue en graves problemas, y que por estas tendencias, se cree que la faena vacuna recién podrá recuperarse a partir de 2013.
En este tema, la Bolsa de Comercio de Rosario afirma que el 2010 “ha sido uno de los mejores años en la historia de la producción ganadera”. Aseguran que el 2010 “será recordado por lo excepcional para la producción ganadera”. Como no van a estar contentos si el crecimiento de los precios en invernada fue de 111% y en cría de 138,2%.
“El precio de la carne” dicen “llegó a un récord de casi 3 dólares el kilo vivo” afirmando que este es un “valor jamás logrado por la historia en la producción argentina”. Lo que no dicen es que el aumento del ganado en pié, provocó una estampida en el precio de la carne.
Estallido que hizo que subieran los costos de producción, venta en ganchera y en el precio final del mostrador de la carnicería. Transformándose de hecho en uno de los factores que impulsaron el alza en el costo de vida y por lo consiguiente en detrimento de la alimentación del pueblo.
Dicho de otra forma: Con el aumento del ganado en pié solo se favorece el productor de ganado en pié y perjudica al resto de la cadena productiva y al pueblo que compra menos carne. Así nos perjudicamos nosotros, ya que se producen menos kilos de res con huesos.
Como familia obrera sin patrón que depende de los kilos que producimos, al bajar los kilos del alimento carne producido, tenemos menos ingresos y no queda excedente para repartir. Situación que nos lleva a generar deudas o pedir al estado que nos subsidie con capital no reembolsable.
El kilo de la carne se incrementó porque se destinaron miles de hectareas al monocultivo de la soja , escenario que logró que cada vez existe una menor oferta de ganado vacuno. Durante los últimos cinco años, por ejemplo  se perdieron 10 millones de cabezas y el stock vacuno actualmente ronda los 48,2 millones de cabezas. Cerca de 1 por habitante pero lejos del 3 a 1 que existió históricamente.
He aquí parte del escenario a transformar por el nuevo actor social de las Empresas Sociales Autogestionadas perteneciente a la clase que vive del trabajo.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>